Clases

Clase personalizada

La clase es personalizada, acorde al avance de cada niño, de tal manera que el maestro le explique, le ayude a memorizar y practiquen juntos para que su aprendizaje sea más efectivo.

Las clases de regularización son una herramienta para que tu hijo mejore su rendimiento y nivel académico, mejore sus calificaciones, si está obteniendo una calificación no muy alta, capacitarlo para obtenga la calificación alta y si ya lo está haciendo, mejore sus habilidades y las desarrolle aún más.

Al ser la clase personalizada, permite que el maestro detecte cuáles son las áreas que el alumno necesita reforzar, con el objetivo de explicarle de manera detallada el o los temas, realizar ejercicios de práctica, ver su mejoría y darle herramientas para que el alumno pueda desarrollar los temas por sí mismo.

El hecho de que la clase sea personalizada permite que el maestro esté más al pendiente de su avance, también les permite sentirse más libres de preguntar todas las dudas que en el salón de clases en ocasiones no alcanzan a preguntar por ser una clase general.

Cuando tu hijo asimile conceptos, los analice, entienda y aplique de manera sencilla, es un factor importante que influye para el desarrollo de su autoestima, seguridad y confianza.

Al mejorar sus habilidades de comprensión y memorización, su avance se ve reflejado en su desarrollo en general además de en sus calificaciones y tener como aprendizaje que puede lograr sus objetivos en base a su propio esfuerzo.

Mediante la comunicación constante con el alumno y con los papás, métodos de enseñanza innovadores y evaluaciones constantes es más sencillo mejorar la calidad de aprendizaje de los alumnos para potenciar sus habilidades.

Velocidad de aprendizaje: El maestro se adapta a su ritmo y velocidad de aprendizaje, de manera que sin ninguna presión todo le quede claro, bien comprendido y mientras más pregunte, más aprende.

¿En qué momento lo necesita?

Cuando tu hijo tiene varios meses sin obtener buenas calificaciones o sin poder mejorarlas, aunque vez que se esfuerza. O cuando necesitas no solo motivarlo sino explicarle o casi decirle las respuestas para que cumpla con su tarea, pero percibes que en realidad no está entendiendo bien.

Cuando te das cuenta que en la escuela le están regalando la calificación y en realidad no está avanzando como debería y sabes que en el siguiente ciclo escolar le va a batallar.

Cuando tienes planeado inscribirlo en otra escuela o colegio donde sabes que el nivel académico o de exigencia es más alto.

Cuando el maestro que le imparte cierta materia no es amable o atento con tu hijo y ves que no le explica e incluso espera que tu hijo se equivoque en algo y tu hijo no se siente con la confianza de preguntarle sus dudas o pedirle apoyo a lo largo del curso.

Ponte en contacto con nosotros si requieres más información

¡Contáctanos por WhatsApp y te atenderemos lo más pronto posible!

WhatsApp